El flamenco es un arte y pertenece a los artistas. Lo demás, es un exudado de su propia condición.

martes, 7 de mayo de 2013

EL CANTE Y EL DUENDE

                    Yo no sé lo que es el flamenco, y entiendo poco o nada de flamenco.
                     Los seres humanos somos el centro de la creación, desde un punto de vista religioso y desde el punto de vista de la ciencia. Así como los animales se adaptan al medio para sobrevivir, el ser humano transforma el medio y lo adapta a su conveniencia. Desde muy antiguo, aquí, en Andalucía, mientras otros pueblos luchaban entre sí con palos y con piedras, conocíamos la posición astronómica de Venus, utilizábamos el cero en operaciones matemáticas y nuestra ingeniería y arquitectura eran tan avanzadas que muchos edificios, puentes, acueductos o ingenios aún se mantienen en pié por sí solos.
                        En la actualidad, el ser humano no sólo domina el espacio exterior, sino que cura enfermedades que en otro tiempo eran irreversibles, y en informática los avances son tan enormes que lo que el mes pasado era novedad hoy es obsoleto y no sirve. Incluso en materia artística, el ser humano ha logrado tales avances, que los japoneses tienen máquinas capaces de componer música…… pero flamenco, no. Porque el flamenco, más que a impulsos eléctricos, responde a impulsos del corazón, a la carne y a la sangre, al universo que se aloja en la parte izquierda del pecho. Pocas ciencias pueden ayudar en cuestiones de flamenco… ¿Qué ciencia podría definir un martinete?



                        Y es que el cante es tan abstracto que no admite escalas definidas, ni formas precisas, y podrá parecer anárquico, pero si lo analizamos detenidamente, parece no serlo. Una soleá es una soleá y una siguiriya una siguiriya, a pesar de que un cantaor las diga y a continuación las repita y no le salgan iguales; eso sí está comprobado y la razón puede ser que acuda el misticismo a la garganta, la poesía a la razón, la inspiración a la técnica.
                        En términos flamencos, se atribuye al duende la disposición para que un cantaor lo haga bien o mal, a juicio de quien escucha, que esa es la principal premisa. Hay magníficos cantaores que tienen logrado tal nivel de técnica que pueden hacer un cante a cualquier hora del día, en cualquier sitio y ante cualquier audiencia, lloviendo, venteando, con sol o con frío. Han repetido tantos tercios, probado tantas formas, escuchado tanto cante y tantos estilos como para dolerles los tímpanos, y los hay buenos, muy buenos.
                        Pero hay cantaores de duende, con los que si uno tiene la suerte de estar en el sitio adecuado a la hora precisa, puede ser testigo de la bajada a la tierra de un fenómeno sobrehumano, porque ni el mismo cantaor sabe explicar qué técnica, qué artificios o qué recursos acaba de emplear para el cante.
             

José Luis Tirado Fernández



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada