El flamenco es un arte y pertenece a los artistas. Lo demás, es un exudado de su propia condición.

sábado, 30 de mayo de 2015

AMOR DE MAYO


Él le acaricia la cara
y alumbra con su sonrisa
el cendal de su vestido
y el prado de sus mejillas.
Ella inclina la mirada
de timidez fugitiva
replegando entre los tules
sus piernas de bailarina.
***
Él le dice que la quiere
con toda la artillería,
y se entrega a su refugio
de nimbos y de caricias.
Ella le ofrece su nido,
el frescor de sus cortinas,
su salón lleno de espejos,
su vestíbulo de ninfas.
***
Él dispara los cañones
de su pasión contenida
y alza, delicadamente,
el fruto de su conquista.
Ella recoge el presente
alcanzado en tierras frías
y lo abriga entre los pechos
como si fuera su cría.
***
Él la envuelve por el cuello
con la seda de su insignia,
y estrecha su corazón
con el satén de la brisa.
Ella esconde su sonrojo
entre emociones furtivas
y le agradece al amante
su calor y compañía.
***
Él la salva de la gente
retorcida y con malicia,
y la ampara de las voces
que esparcen odio y mentira.
Ella esquiva la pelusa
de las hojas de la ortiga
y florece en los laureles
de un ciclo que no termina.
***
Él regresará mañana
para ofrecerle otra dicha,
y volverá a arrodillarse
a los pies de su barquilla.
Ella seguirá esperando,
viendo pasar los tranvías,
pero no pondrá a sus niños
pañales, por más que digan.

Él se llama José Antonio,

Ella se llama… Sevilla.


Foto: Diario As


José Luis Tirado Fernández

12 comentarios:

  1. Tienes un alma inmensa y sensible, eres nuestro jilguero que nos alegras los días, tus trinos nos son muy necesarios, nos motivas para seguir adelante en las circunstancias de la vida. Hoy estoy contenta de verte en, tu linea, ofreciendo la hermosura de la belleza de tu poesía para todos los que te queremos, Sevilla te recupera, Triana como estandarte ¡Qué gran alegría!
    Cariñosamente.
    Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  2. Extensa y brillante esa oda a tu querida Sevilla. Todo un placer

    ResponderEliminar
  3. Mi tierno y querido amigo,¿ te das cuenta de la belleza que sale de tu pluma? ¿ te has fijado en la belleza que brota en cada estrofa, en cada renglón de tu poema? No puedes ni debes permanecer en silencio, Hay muchas formas de hacer misiones, y tú tienes que hacerla de esta forma,alegrando nuestro espíritu, haciéndonos soñar con tu melodía ,escapando de la mediocridad y elevando a lo mas alto ese arte que el Cielo te regaló
    Gracias , paso tu poema a la carpeta que te tengo , para releerlo una y mil veces Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Y para cuándo ese libro? Y otra cosa...aunque Reyes sea del contrario, es de los míos.

    ResponderEliminar
  5. Quise decir libro de poesía. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Sevilla tuvo que ser la que triunfará en Europa para traerse esta vez ésta que es cuarta copa. (Bolero)Felicidades por partida doble.

    ResponderEliminar
  7. Jose Luis: Sorprendernos con tu buen hacer no puedes porque lo esperamios, pero amigo orgullasa se siente sevilla cuando recibe eas lineas tan preciosas,no se puede, no se puede hacer mejor.
    Besosos

    ResponderEliminar
  8. Ya echaba de menos tus entradas y me preocupaba que no estuvieras bien, pero ¡¡por fin!! nos vuelves a deleitar con tus poemas que se cuelan en el alma y es como un soplo de aire fresco, felicidades por ello y mil gracias por este regalo. un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Leyéndote, José Luis, experimento alegría. Vuelves por tus fueros, amigo. Sin ambages... yo te felicito. Que sea perenne tu retorno.

    ¡Ah!... Y te lo dice un bético.

    ResponderEliminar
  10. Jose Luis, ya te habrás dado cuenta qu soy Glria, como siempre despiste tras despiste, o se el comentario anteior. jajajajajja

    ResponderEliminar
  11. Un verdadero placer sentir tus poemas. Se leen sin apenas darse cuenta, de forma fluida pero sintiendo cada palabra, queriendo volver a releer y a la vez esperando la siguiente estrofa. Será porque eres poeta.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Andres
    Jose Antonio y Sevilla enlazados por tu pluma extraordinaria, un abrazo Don Luis.

    ResponderEliminar