El flamenco es un arte y pertenece a los artistas. Lo demás, es un exudado de su propia condición.

miércoles, 31 de julio de 2013

BOHÓRQUEZ SE EQUIVOCA

No nació este blog para la crítica del flamenco ni ninguna de sus actividades, tanto artísticas, como de opinión, prensa o e enseñanza. He narrado alguno de los espectáculos a los que he acudido explicando –a mi manera- lo que he visto. No sé si estoy capacitado para ello. Después de diez o doce horas tras la barra de mi bar, me sirve de desahogo. Como los poemas que escribo.
Estas líneas son producto de mi asombro, en principio, y de mi incredulidad, en segundo lugar, tras haber leído en ocho días tres columnas de Manuel Bohórquez –critico de flamenco del Correo de Andalucía- en los que ataca duramente el libro de Ángel Vela “Triana, la otra orilla del flamenco”, cuya presentación fue anunciada en este blog hace un par de semanas. El corto espacio de tiempo y la reiteración sobre el tema me llevó a sospechar un posible plan para aumentar la venta del libro -de hecho yo ya tengo dos amigos que quieren que se lo mande-, pero cuando deseché la idea, porque creo que ambos personajes son absolutamente honrados, aprecié un ensañamiento por parte de Manuel que todavía no me explico. Vamos al turrón.

La crítica.
Toda actividad humana es susceptible de ser criticada debido a que los seres humanos no somos perfectos, y por lo tanto, nuestra obra tampoco. Esa crítica puede ayudar a aquel a quien se hace, siempre que esté fundamentada y se haga dentro de unas formas correctas y cordiales. Cuando se apartan de la razón o pierden esas maneras, dejan de ser críticas y se convierten en agravios personales.
            La crítica es, también, una forma de comunicación entre personas, y por lo tanto, en ella debe prevalecer la educación y el respeto por el criticado. Cuando Bohórquez utiliza palabras como “no hay por donde cogerlo”, está faltando a esas normas y convirtiendo su escrito en un libelo cruel.

La investigación y el flamenco.
            En el comienzo del libro de Stephen Hawking “Historia del tiempo”, en los agradecimientos, dice el autor: <<Alguien me dijo que cada ecuación que incluyera en el libro reduciría las ventas a la mitad. Por consiguiente, decidí no poner ninguna en absoluto>>
Ignoro si es posible acometer la escritura de un libro sobre flamenco sin aportar ninguna fecha o lugares de referencia, me parece imposible; pero aburren. A mí me aburren. Los soslayo y paso a otra cosa. En libros de Bohórquez he leído auténtica literatura sobre la vida de Tomás, El Canario, Gerena, etc.… y muy buena por cierto, salida de su pluma. En qué año nació tal o cual cantaor, me da lo mismo. Si me habla de su estilo, atiendo más. Si me explica si era un buen ligaor, o largo, o cita su escuela, me ilustro. Si incluye un Cd explicativo, aprendo.
            El modelo matemático que propone Manuel en estos últimos artículos no me complace. En uno de ellos llega a decir: “Con Frasco el Colorao, que era el primer misterio que había que resolver…” Esto es lo más grande del mundo. Le está diciendo a un tío lo que tiene que escribir en su libro…

El dogma del rigor histórico de los datos
Conozco poco a Bohórquez y no he convivido con él lo bastante –prácticamente cero-, como para hacer un análisis exhaustivo de su personalidad. Le leo, sí, desde mi juventud, en el correo, como critico de flamenco y hasta ahora, nunca me había dado muestras de esa intolerancia cuyo penacho ha ostentado estos últimos días.
Le he jaleado en su blog y me he identificado con él  a menudo a través de su pasión por Tomás Pavón y su escasa –ya quisiéramos los flamencos disponer de más cositas del genio- obra, pero eso no significa que tenga, como han hecho algunos de sus seguidores, decir que no voy a comprar el libro sólo porque él ha dicho que es malo; todo un pontífice. Supongo que de ahora en adelante el que escriba un libro de flamenco deberá contar con el “nihil obstat” de Bohórquez, o enunciar en el prefacio el juramento de “derramar hasta la última gota de sangre si ello fuera necesario en el afán por hacer resplandecer la veracidad de los datos que en la obra se aportan”. Demasiado para el cuerpo.

La luz del entendimiento
            Sigo sin entender el porqué de estos artículos, pero creo que, si de verdad han sido alguna vez amigos, como yo tenía entendido, Manuel y Ángel deberían hablar. Nada más; de ahí puede salir alguna luz. Y digo que no lo entiendo porque, además, y de golpe, Bohórquez se ha enemistado con mucha gente que antes admiraba su obra y opiniones y me temo que, a  partir de ahora, en cualquier dato que aporte, va a tener que cerciorarse muy mucho de la veracidad, autenticidad y carta de naturaleza del mismo, ya que va a tener muchas escopetas cargadas esperando el patinazo. Yo no tengo escopeta; como digo, los datos los leo pero no los considero. En mi opinión, vale más una patá del Carpeta que cien artículos de investigación flamenca.

            Si damos por bueno lo que dice Manuel sobre que Ángel ha aportado poco o nada a la historia del flamenco, él, con destruir, ha aportado menos. Saludos para todos.

3 comentarios:

  1. Comparto tu idea, José Luis. Los tres panfletos o libelos lanzados por Bohórquez en una semana contra este libro no son de recibo y mucho menos cuando él mismo es escritor y también vende libros. Parece una indecencia encuadrada en un típico acto de competencia desleal. Las expresiones que el flamencólogo ha lanzado en el twitter como "voy a poner los puntos sobre las íes al libro de Ángel Vela" lo delatan. Sin embargo yo veo algo más en esta injustificada cruzada contra esta obra que es el odio y rencor que Bohórquez siente hacia Triana. Los últimos comentarios que está escribiendo en su blog lo demuestran, porque no entiendo a qué viene ahora enunciar que en Triana no ha habido ningún cantaor relevante en el siglo XIX que todos los buenos eran de la otra orilla, de Cádiz, de Jerez o de Málaga ¿Qué tiene que ver esto con el libro de Ángel? Y sigo diciendo que tal y como enunció su último artículo en el "Correo" -"Triana, la orilla Flamenca de Ángel Vela- es todo un atentado contra el Barrio más Flamenco. Y aunque no ha querido reconocerlo, rectificó dicho titular en la publicación del mismo artículo en su blog.
    Para mi que he vivido la situación muy de cerca, Bohórquez ha perdido toda la credibilidad.

    ResponderEliminar
  2. ¡Excelente reflexión! mi dilecto amigo. A mí esto me está dejando algo descolocado. Me consta de la amistad que une -¿o unía?- a Ángel y Manolo. Como critico tiene perfecto derecho a publicar lo que estime oportuno pero hay lineas rojas -o verdes- que nunca deben traspasarse. Sinceramente si "Ramón el Ollero" nació en la Cava de los cíviles o la de los gitanos me resulta irrelevante. Para mí lo importante hubiera sido poder valorar su cante escuchándolo cantar. Lllevo ya 50 años de aficionado y estas "batallas" dialécticas se producen cada cierto tiempo. Verás como al final no llega la sangre al río (nunca mejor citado). Un abrazo y hasta septiembre. Chao.

    ResponderEliminar
  3. Bohorquez-Vela o Vela-Bohorquez he considerado que era un tándem -con diferentes puntos de vista- que aclaraban panoramas oscuros. Ahora, las luces se han tornado sombras. Lamentablente, sin saber los motivos.

    Ángel, Manolo, en bien del flamenco, firmad un armisticio.

    ResponderEliminar