El flamenco es un arte y pertenece a los artistas. Lo demás, es un exudado de su propia condición.

viernes, 21 de septiembre de 2012

LA DE LA CALLE CASTILLA


Juntar historias y nombres,

ocurrencias y recuerdos,

debe necesariamente

ser material de remiendo,

vestimenta sin hilvanes

y carrillo de trapero.

Hay sitios de gran encanto

y lugares con misterio,

donde acontecen historias

y percances de escarmiento,

zonas para no volver

ni aunque te lo mande el médico.

Hay nombres que sí me gustan,

los simples y los compuestos,

los comunes y los raros,

nacionales, extranjeros,

aunque algunos me rechinen

y haya otros que aborrezco.

Pero me vengo a mi fuente,

pues comenzare diciendo

que me quedo con la O,

redondo sol trianero,

que de la calle Castilla

recuerdo unos ojos negros,

timón de mi voluntad,

vela de mi sufrimiento,

que desplegaba en la orilla

de Eliseo y de Quidiello,

enfrente de donde vive

la del semblante hechicero.

Qué larga la puta calle

y yo con zapatos nuevos;

ahora se pone a llover,

y yo, como un majadero

espérate que te espera,

perseverando en el tiempo

refugiado en el zaguán

que parecía  un portero.

Plantón de quimera joven,

amoríos de estraperlo,

que remolcan por Triana

un corazón sin consejo;

una escalera de mármol,

y un aroma de puchero

que daba la yerbabuena

a la rosa de los vientos,

la juventud en el alma,

las dudas y el titubeo,

la lengua que se te traba

y el demonio de los nervios.

¡Qué mal Tenorio, Zorrilla,

sé que me merezco un cero!

pero si viera a la niña

por la que de amor me muero…

Cuando por fin aparece

voy a salirle al encuentro

pero aparece un gachó:

¡Esperancita!… ¡Roberto!

la coge por la cintura

y se la merienda a besos…

¿Qué te parece Zorrilla,

no es un cero… patatero?

¿O es que quizá para el asno

la miel no es buen alimento?

Puede parecerlo a veces,

pero muchacho, no es eso…

ni esta es tu media naranja

ni estas aceras tu huerto;

la que de ti se enamore

puede presentarse luego,

mañana, o el mes que viene,

en calesa o de paseo,

puede vivir en tu calle

o venir desde muy lejos,

puede ser blanca o tostada,

de barriada o del centro,

que tiene tantas y tantas

estrellas el universo…

no te preocupes, amigo,

el amor es un sorteo,

lo mismo te toca el gordo,

la pedrea, que el reintegro,

hay que vivir resignados

a lo que nos manda el cielo

y atrapar las ocasiones

aunque sea por los pelos.

José Luis Tirado Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada