El flamenco es un arte y pertenece a los artistas. Lo demás, es un exudado de su propia condición.

lunes, 20 de junio de 2011

EN FLAMENCO NO HAY AUTODIDACTAS

Dedicado a Rafael Mendiola, genio de la guitarra flamenca 
   
     El tocaor Manolo de Huelva se negó a enseñar a nadie y, a medida que se fue haciendo mayor, se negó a tocar en presencia de otros guitarristas. También era enemigo de que se tocara la guitarra flamenca sola, él mismo no lo hizo nunca en público. Fernando de Triana, en 1935, comentaba sobre el  tocaor: "Acompañante limitado a lo que esto debe ser, pues dice, y tiene razón, que entre copla y copla, el que quiera puede demostrar su arte, pero en saliendo el cantador, se acabaron las flores".
         Aquí Fernando sintetiza la trascendencia que en aquel tiempo tenía la guitarra respecto del flamenco. Poca, tirando a ninguna. Pero no es el tema al que quiero referirme ahora.
         Manolo tuvo a lo largo de su vida muchas rarezas; la principal, su resistencia a actuar delante de otros guitarristas, por temor a que le "robasen" lo que él creaba. "Lo que yo hago se lo va a comer la tierra", decía.

Manolo de Huelva

         A medida que fue haciéndose mayor fue acentuando una extravagancia por la que privó a su estilo de ser más divulgado, reduciendo voluntariamente sus actuaciones a la intimidad de sus admiradores. Todos los cantaores de su tiempo le tuvieron como el acompañante ideal.
         ¿Cómo nos comemos que fuera conocedor profundo de los cantes y toques antiguos del legendario Paquirri el Guanté, Patiño, Javier Molina, Habichuela, etc. y que, sin embargo, fuera reticente a enseñar a otros?
         La definición de autodidacta es “aquel que se enseña a sí mismo” o "aquel que se instruye a sí mismo", según el Drae. Por lo tanto, podemos suponer que ni en guitarra, ni cantando, ni al baile existen los audidactas. ¿Porqué?
         Una persona se jubila, compra una caja de óleo, unos pinceles y un lienzo y descubre que es capaz de plasmar allí lo que está viendo, con una calidad medianamente aceptable. ¡Claro que la técnica ayuda al pintor a mejorar! Pero empezar sin saber ninguna técnica, lo puede hacer cualquiera. Éste puede ser un buen ejemplo.

Manolo Caracol


         En flamenco, carnes mías, no todo es tan subjetivo, o mejor, la subjetividad del flamenco está adscrita a un conjunto de personalidades, pasadas, presentes y porqué no, las que están por venir, que irán dejando plasmadas sus marcas en un lienzo infinito sobre el que todo el mundo pinta. Aquí la gente puede aportar, puede mejorar, e incluso podrá algún genio por venir hacerlo mejor que los maestros, pero hay que quemarse las orejas escuchando cante, y si no, no.

Tomás Pavón


         ¿Quién no aprecia en los melismas de Manolo Caracol ecos de Tomás, en Tomás ecos del Mellizo, en Torres ecos de su padre y su tío, y así todos, uno detrás de otro? ¿acaso no existen sagas de guitarristas, de bailaores, de cantaores? 
Tomatito


        Como en la nómina de toreros que a lo largo del tiempo han ejercido esta profesión, se han ido dando la alternativa unos a otros hasta desembocar en El Espartero, torero sevillano que fue el primero en otorgarla. Así que si Curro Romero recibió la alternativa de Gregorio Sánchez, que la tomó de Antonio Bienvenida, que la tomó de su hermano Pepote, que la tomó de Nicanor Villalta, que la tomó de Luis Freg, que la tomó de Lagartijo Chico, que la tomó de D. Luis Mazzantini, que la tomó de Lagartijo, que la tomó de El Gordito, que la tomó de José Carmona El Panadero, que la tomó de etc.…, con que entiéndanme.
Manuel Torre


         Todo es escuchar a los intérpretes, incipientes sobre todo, decir “yo soy autodidacta”, y se le revuelven a uno las tripas. Se quedan tan tranquilos, tan anchos. El flamenco se mama, en la familia, en el patio, en la academia, en las tabernas, en una radio grande de madera en un corral de vecinos, se puede aprender con maestros o incluso en cursos de verano,  pero se aprende, escuchando, viendo, asimilando. Queda muy fino, muy "in” decir “Yo soy autodidacta”. Pero es mentira.
        Otra cuestión. Los intérpretes  jóvenes y en candelero siguen grabando impunemente las mismas letras de los clásicos y además remedando el  estilo. A ver cuando inventamos algo que merezca la pena, hombre.

6 comentarios:

  1. Interesante y documentada tu entrada, José Luis, pero en esos últimos renglones discrepo de tu opinión. Es verdad que hay gente nueva... Inciso: no soy ni un entendido ni siquiera hoy, un aficionado al flamenco; si acaso, un ex- de un tiempo que ya fue. Fin del inciso.

    Te decía que hay gente nueva, pero por desgracia o repiten lo ya conocido como bien dices -ahí tenemos a Barbeito, o a tí mismo, capaces de aportar letras nuevas- o, lo que es peor, con el diminutivo "ito", ¡horror! hacen esas cosas aflamencadas, con el pretexto de la fusión y otros fraudes.

    No sé si voy a tocar a un personaje que tal vez te guste. Se las da de guapito, es de Jerez, con melena ya cana, dice que fue monaguillo y va ya casi de gurú de la cosa. Se llama José, ¿vale la pista? Pues el otro día escucho una versión "aflamencada" de "Al alba" de Aute, que elogiaron unos progres y en realidad lo único que hizo fue darle un poquito de compás y de cuando en cuando meter un quejío.

    Ya me dirás, si quieres, tu versión del tema de las fusiones.

    Ah, y el Torre que nombras, Manuel Torre, creo que se te ha escapado una ese final.

    Un saludo cordial.
    Yamayor

    ResponderEliminar
  2. Jose Luis dijo...
    Gracias, querido Pedro,por tu comentario. Esta gente nueva que hace cosas nuevas pero que sigue cantando con el eco y las letras de antaño, creo, según una teoría personal, lo hace posiblemente para demostrar que pueden, y a veces, el resultado es esclarecedor y pone las cosas en su sitio. Que poetas flamencos hay a porrillo, pues sí, y con una producción importante; pero pocos cantaores se acercan a ellos a pedirles letras. Sé que al contrario sí ocurre; la oferta siempre es de los poetas hacia el cante. Sobre el cantaor que me dices, debe ser el de "tarambana a la sombra de un banano del color de la guayaba", una letra muy flamenca, si señor. A lo mejor vende y por eso las hace, es una opción muy digna. Caracol, Valderrama, Marchena y tantos otros usaron la copla para hacer caja. Chiquetete, más recientemente, no sé si lo sabes,es el que ha vendido más discos en la historia de España, pero no de flamenco, sino de todos los órdenes. Ahora Poveda se ha tirado al ruedo de la copla y no le va mal. Y es que te puedo afirmar una cosa, quien canta bien una siguiriya ese es capaz dee cantarlo todo, hasta un aria de Verdi. Sobre las fusiones, tres cuartos de lo mismo; cantando soleá no se llena una plaza de toros, hace falta un bajo eléctrico, una bateria y un teclado. Cuando menos, un cajón peruano y una flauta travesera. Y sobre Manuel, es verdad que al padre le apodaban el Torres, por una finca en la que trabajó, pero los flamencos siguen pronunciándolo en plural, como siempre. Saludos y vuelvo a agradecerte tus entradas. José Luis.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, taio, por tu comentario. Empeño, sí, estoy poniendo. José Luis.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo José Luís en cuanto a lo de autodidacta se refiere.
    El flamenco tuvo un principio como todas las cosas y autodidacta sí tuvo que ser el primero, luego se iría transmitiendo de unos a otros; el autodidacta dejaría de serlo.
    Referente a los jóvenes valores la verdad es que saben lo que hacen y si se ponen a cantar, bailar, tocar por derecho ( llamémosle derecho al flamenco clásico) lo interpretarían a la perfección. Yo he tocado muchísimas veces a Chiquetete cantando por derecho y lo hace estupendamente bien, otra cosa es que con eso no dé para comer y tengan que transgredir su cante a otras fusiones.
    Ayer escuché el programa en la 2 en favor de los damnificados por Lorca. Pitingo... que tendrá sus detractores pero...hizo una soleá para quitarse el sombrero y terminó por la Fernanda ( ¡Qué dolor de mare mía...!) pa morir.

    Sastipen ta li.

    ResponderEliminar
  5. Rafael, muy honrado por tus visitas. Si el flamenco tuvo su principio en labores -bien de campo, bien de herreros, o lo que sea, es harina de otro costal este tema-, está claro que se fue transmitiendo por via oral de generación en generación. En cuanto a lo delos jóvenes, entiendo qued no se pueda sobrevivir económicamente haciendo soleá y seguiriya, y que se tiren a cosas más comerciales, digo que cuando cantan por derecho siempre se van a los grandes y repiten las letras y los estilos. Saludos.

    ResponderEliminar